Noche en vela...

José no tenía plan este viernes. Estaba sólo en su casa, en calzoncillos y camiseta en el sofá. Caminaba de la tele a la nevera y vuelta a empezar, mientras los bostezos le acompañaban de camino. Esto no era empezar bien el fin de semana así que al menos iba a ver algo de porno. Empezó por los canales habituales tipo Pornotube... pero ya tenía vistos todos los últimos vídeos así que se pasó a otros portales y le llamó la atención un anuncio: escorts de Madrid, en www.enigmaescorts.com.

Bueno, echar un vistazo no le iba a hacer ningún daño. Y desde luego que no, cuando vio a esos bellezones. Las curvas de Martha competían con la voluptuosidad de Karen y la elegancia de Christina era el contrapunto perfecto a la provocación de Nerea. ¡Vaya con las chicas de www.enigmaescorts.com

Empezó a leer sus servicios y a fantasea y a José no le hizo falta demasiado para bajarse el calzoncillo y empezar a manejar sus propios servicios. Empezó lento imaginándose a Christina. Cómo esa diosa se dejaría el alma para complacerle, cómo su clase sería el mejor estimulante y le besaría lentamente para ir descendiendo y descendiendo...

Y la rubia Nerea parecía todo fuego. Se imaginaba a la morena y a la rubia agachadas, compitiendo por hacerle la mejor felación, tocándose entre ellas, mirándole a los ojos y poniéndole caliente hasta límites insospechados. Las sienes le latían fuerte y el calor que le recorrí el cuerpo le decía que la cosa iba a más, que penetraba a una de las dos hembras o aquello se acababa antes de lo que quería. Una de ellas le leyó la mente y sin previo aviso se montó a horcajadas, encima de él, cabalgándole a un ritmo que resistía a duras penas pero que le encantaba y que no deseaba que parara. Y mientras tanto Christina jugaba y se excitaba con Nerea. Le apartaba el pelo y besaba su cuello, descendía y le chupaba los pezones y repartía lúbricos lametones por el cuerpo de José. Él no podía aguantar. Y no lo hizo. Y se fue. Y fue su mejor corrida en mucho tiempo.
Copyright © Porno Fiscal